Aprender por accidente

Un día te encuentras planeando un futuro en pareja y al otro estás cruzando España en coche de vuelta a tu ciudad natal.
Un día no eres consciente de todo lo bonito que te pasa y todo lo bueno que tienes y al siguiente te lamentas por no haber disfrutado más y mejor de todo aquello.
Un día estás en la que crees que es la puta cumbre de tu vida y al otro estás inmersa en la mierda más absoluta.
Un día pierdes las fuerzas tocando fondo y al siguiente es como si te lanzaran una cuerda y salieras del agua siendo una nadadora olímpica.
Que jodido suena, ¿verdad? En realidad no es que suene, es que lo es.

En este último mes me he dado cuenta de que todo pasa, tanto los buenos como los malos momentos. Y es que aunque nos empeñemos en decir que lo bueno dura poco no es así pues, dura lo mismo una semana de trabajo que una semana de vacaciones la única diferencia está en nuestra actitud.
Actitud negativa ante situaciones adversas mientras desprendemos adrenalina «por los cuatro costaos´» (como se diría en mi tierra) ante situaciones extraordinarias sin darnos cuenta de que hay que dosificarla.

Dejemos de tenerle miedo a esas situaciones que llegan por accidente para enseñarnos a ver mucho más allá de ellas.

Anuncio publicitario

2 comentarios sobre “Aprender por accidente

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s