«El Cáncer de Mama no duele» (1/3)

Hoy me gustaría abrirme un poco más y contaros un mi experiencia ante el diagnóstico de la enfermedad que tengo. Creo que al contarlo puede que me haga un poquito más fuerte y me lleve a enfrentarlo mejor de lo que ya lo hago.

Hace ya casi unos tres años que me encontré un pequeño bulto en el pecho pero claro, nunca piensas en que pueda ser nada malo. Algún ganglio o bultito de grasa quizás. Vaya que no le eché cuenta ninguna hasta que, prácticamente al mismo tiempo a mi madre le detectaron cáncer de cuello de útero y a mi abuela de colon.
Hablaba con ellas por teléfono cada día y siempre acabábamos con el mismo tema de conversación, en que tenía que pedir cita cuanto antes para que me palparan el pecho. Y así lo hice tras muchos dolores de cabeza que me dieron porque yo seguía tan pasota como siempre.

Fui en Abril del pasado año a la ginecóloga para que me palpara las mamas y me dijo que estaba todo perfecto, que se apreciaban dos bultos móviles, que por mi edad no me tenía que preocupar de absolutamente nada. Igualmente, me dio cita para una ecografía de mama el 2 de Julio de 2018, fecha en la que operaban a mi madre y tenía que viajar a Sevilla para estar con ella, son situaciones que antepones a cualquier cosa. Así que perdí la cita… Pasó un tiempo antes de volver a demandar otra y cuando lo hice a finales de Noviembre me hicieron esperar hasta el 8 de Marzo, el día de la Mujer Trabajadora.

Me sonó la alarma a las 10 de la mañana habiéndome acostado a las 8h después de una noche intensa de trabajo. Fui sola, no sentía la necesidad de ir con nadie porque estaba muy tranquila de que no sería nada.
Y mi turno, entré en la consulta y me desvestí de cintura para arriba como bien me indicó la enfermera. Me tumbé en la camilla y me echaron gel en la mama izquierda y tras explorarme, me dijo que estaba todo perfecto y volvió a echarme gel esta vez en la mama derecha. Miraba y miraba sin decir nada y cogiendo medidas constantemente, así que decidí romper el silencio:
– ¿Es un bultito de grasa no?
– No, no lo es.
– Bueno algún ganglio. Vaya a mí no me duele ni nada.
– No es un ganglio tampoco. Tienes que saber que el Cáncer de Mama no duele.
Y en ese momento se me cayó el mundo encima, intentaba contener las lágrimas mientras la doctora seguía explorándome y midiendo la anomalía tenía en el pecho. Al terminar me limpié los pechos y me pasaron a la sala de al lado donde me realizarían una mamografía. Estaba desconcertada, nunca me habían realizado ninguna y, tenía el miedo metido en el cuerpo. Tras la prueba salió la médica a avisarme que me llamarían del hospital para hacerme una biopsia de lo que tenía en el pecho ya que tras las pruebas realizadas no sabía con exactitud de lo que trataba.

A la semana siguiente volví a tener cita con mi ginecóloga habitual para que me diera los resultados de la ecografía y mamografía. Fui con mi pareja porque ya me daba pavor ir sola, no sabía lo que me podían decir.
Pero para mi sorpresa, las palabras de la doctora fueron casi las mismas que cuando me palpó:
– Los bultos son exceso de tejido mamario, te llamarán para coger una muestra y buscar el porqué de ello. Pero ya os digo, estad tranquilos porque a tu edad no sale nada malo.

Y así es cómo empezó mi contacto con los hospitales y con esta dichosa enfermedad.

Ya os iré contando más a medida que vaya pasando el tiempo.

¡Nos vamos leyendo luchadores!

Anuncio publicitario

6 comentarios sobre “«El Cáncer de Mama no duele» (1/3)

  1. He leído todo,a veces pues por circunstancias como lo de tu madre y tu abuela pues no acudimos al médico, y no vamos.Ahora después de tres años has podido ir y te están tratando los medicos,hay muchos avances sobre este tema, así que cariño tu eres fuerte y joven y todo lo vas a superar, así que ánimo y con la ayuda de la familia y de las personas que te queremos se pasa , no estas sola, ánimo valiente! te quiero mucho mucho mucho.Miles de besos y abrazos.

    Le gusta a 1 persona

  2. Hola Fátima.
    Alguien que te conoce (y me consta que te aprecia) me habló de tu blog, y aquí estoy, leyéndote…
    La valentía no es algo innato ni hereditario, la valentía es saber y dejarse llevar, es compartir a modo de terapia recíproca (para tí porque te desahogas, para nosotr@s por dejarnos estar contigo), la valentía es vivir con TODO, subir un escalón después de bajar cuatro de golpe, reconocer a aquellos que quieres y que te quieren…
    Todo eso y más es valentía, la que tú tienes que, junto con tu fuerza, te saca una sonrisa entre las lágrimas (por aquello de… «si lloras por no ver el sol, las lágrimas te impedirán ver las estrellas), así qué…
    Yo seguiré leyéndote, pero a cambio te pido que tú sigas escribiendo de esa forma en que sólo tú lo sabes hacer.
    Y para darte aún más fuerza ahí llevas un abrazo y un beso enooooormes.
    Hasta pronto guapísima.

    Le gusta a 1 persona

  3. Buenas Inma,
    Aunque te resulte extraño justo al leer la primera línea de tu comentario he sabido quién eras.
    Muchas gracias por dedicar un ratito de tu tiempo a leerme y, de alguna manera a vivir y pasar conmigo esta nueva etapa que aunque no es fácil se hace mucho más llevadera no solo con el apoyo de las personas que tengo cerca sino también con las personas que me leéis.
    De alguna manera me estoy aferrando a leer y a escribir mi historia dejando a un lado la opinión de la gente porque hay muchas personas que no comparten el como yo estoy viviendo esto. Pero a mí me hace feliz y ahora es tiempo de pensar en uno mismo y no en terceros.
    Muchas gracias por tu apoyo, muchos besos!!

    Me gusta

  4. Esa manía que tienen de decir «a tu edad no sale nada malo», como si por ser jóvenes, las personas estuviéramos exentas de enfermedad cuando no es así (ojalá). Yo por ejemplo oficialmente empecé con esto a los 19 años, pero el bulto lo noté con 18 (después de meses de encontrarme mal sin saber por qué), y recuerdo cuando fui al cirujano y me mandó las pruebas, las puso como «no urgentes» (tuvo mi madre que insistir a la aux administrativa para que me diera la cita del doctor antes, y así las pruebas se tuvieran que hacer, valga la redundancia, antes… De hecho gracias a ello a mí me operaron el mismo día que se supone que tenía que haber ido al doctor, porque al hacerse y ver que ahí había algo malo, todo se agilizó). Pues para no ser urgente, resultó ser un cáncer de mama metastásico en huesos. Llevo ya 8 años con ello y bueno, los médicos no tienen la culpa de que lo tenga, nadie la tiene en verdad, pero pienso que a día de hoy si, por ejemplo, mi médico de cabecera me hubiera hecho caso cuando le decía que no me encontraba bien (aún no había notado el bulto), que me daban dolores muy fuertes de cabeza, subidas de tensión, etc., mi cáncer quizás se hubiera cogido más a tiempo y no hubiera hecho metástasis. Y es que aún queda mucho que avanzar no sólo en la sociedad sino en el mundo de la sanidad, que se le empiece dar valor y credibilidad a los jóvenes y a que también pueden caer enfermos.

    En fin, siento mucho lo que te ha pasado, y sólo espero que salgas lo mejor posible de este bache que la vida ha puesto en tu camino. Mucho ánimo y fuerza.

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola Beatriz, me ha emocionado mucho leerte. La verdad es que hacía bastante tiempo que no abría el blog y me ha dado tanta rabia tener que aceptar eso que dices de que los médicos no nos dan credibilidad a los jóvenes…
      Hay mucho que avanzar, un camino largo pero aquí estamos personas como tú o como yo para seguir reivindicándonos, para seguir haciendo ruido aunque sea a raíz de una enfermedad.
      Muchísimo ánimo, eres una ganadora de vida. Nunca lo olvides.

      Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s